«El Evangelio de Judas»

-El Evangelio de Judas: Una fábula perniciosa
-P. Jordi Rivero

-Entrevista al padre Thomas Williams,
Zenit.org

El Timo del Evangelio de Judas, Forum Libertas

Evangelio de Judas, Multemedios.org

Descalifica el Card. Rivera (México) el Evangelio de Judas

english2.tif (4104 bytes) The Gospel of Judas, Fr. Jonathan Morris


El Evangelio de Judas: Una fábula perniciosa
Padre Jordi Rivero,  02-07-2012

Justo cuando los cristianos nos preparábamos para meditar la Pasión de Nuestro Señor en Semana Santa, surge la noticia del descubrimiento del "Evangelio de Judas", una versión de la Pasión que contradice lo esencial del verdadero Evangelio. ¿Casualidad? Parece extraño cuando se considera que el texto fue descubierto hace mas de dos décadas.
¿Como se explica que algunos medios que se mantienen escépticos hacia todo lo que sea cristiano, sin embargo, no muestran reservas hacia el "Evangelio de Judas"?

Se trata de un texto gnóstico

El "Evangelio de Judas" no lo escribió Judas (es una obra anónima) y no es un texto cristiano como se alega. Tampoco es un verdadero evangelio. Se trata mas bien de una obra gnóstica.

Los gnósticos no eran cristianos sino un conjunto de grupos, muy parecido al New Age moderno, que tenían su propia filosofía y teología basada en una mezcla de todas las religiones y creencias que conocían (gnosticismo>>>). Durante el segundo siglo de la era cristiana, los gnósticos comenzaron a introducir temas cristianos en sus escritos. Su interés no era la fe cristiana sino mas bien producir nuevas versiones de los temas cristianos, adaptándolos a los conceptos gnósticos y al gusto de los que creen tener un alto nivel de misticismo. Aunque se refieran a personas o eventos conocidos por los cristianos, los textos gnósticos no son cristianos porque hay elementos esenciales de la fe cristiana que han sido remplazados por creencias gnósticas. Ese es el caso del  "Evangelio de Judas"

 Los católicos tenemos fundamentos para creer que los libros de la Biblia son Palabra de Dios y distinguirlos de otros textos. 

El verdadero obstáculo para nuestra fe no son los falsos evangelios sino la la ignorancia y la falta de interés en buscar la verdad.

Jesús fundó Su Iglesia con Apóstoles para que conserven y transmitan sin error el Evangelio completo, el "deposito sagrado" (Cf 1 Tm 6,20; 2 Tim 1,12-14). Los Apóstoles nombraron como sucesores a los obispos para que continuaran la misión como pastores y maestros, con la autoridad para atar y desatar. Ellos continuaron la misión encomendada por Jesús: "Id, pues y haced discípulos a todas las gentes... enseñándoles a guardar todo lo que yo os he mandado. Y he aquí que estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo" (Mt. 28,19-20).

La Iglesia, guiada por el Espíritu Santo que Jesús prometió, escribió los Libros Sagrados y mas tarde determinó que libros incluir en el Canon de las Sagradas Escrituras. Ellos aceptaron los textos que las iglesias apostólicas (Roma, Jerusalén, Efeso...) reconocían por su antigüedad y autoría. Bajo esos criterios, los textos gnósticos fueron rechazados (Cf Catecismo, Transmisión de la Revelación Divina, #74s) La Iglesia tiene el deber de enseñar la doctrina de Cristo y cuidar que no se confunda con otras ideas.

Los Gnósticos no son cristianos

Los gnósticos eran un conjunto de grupos con su propia filosofía y teología la cual es incompatible con el cristianismo.  Despreciaban al cristianismo ortodoxo por considerarlo una religión para la plebe ignorante del conocimiento "oculto" que solo ellos, la elite mística, podían descifrar. Sin embargo, durante el segundo siglo de la era cristiana, ante la influencia cada vez mayor del cristianismo, los gnósticos comenzaron a introducir temas cristianos en sus propios escritos, tal como antes habían tomado escritos del  judaísmo y de otras religiones. Su interés no era propiamente la fe cristiana sino mas bien incorporar los temas cristianos a sus conocimientos secretos. Para lograr ese fin, le inventaban una nueva identidad y significado a las personas y eventos de la Biblia, según la cosmología gnóstica. En el proceso descartaban lo esencial de la fe cristiana, tal como se puede evidenciar en el "Evangelio de Judas". 

Los autores gnósticos escribieron mas de un siglo después de los hechos. Ellos no fueron testigos de la vida de Cristo.  Los Padres de la Iglesia refutaron las doctrinas gnósticas. San Ireneo, obispo de Lyon, Padre de la Iglesia del segundo siglo, escribió Contra los Herejes, refiriéndose en particular a los graves errores de los gnósticos. Incluso escribe sobre el Evangelio de Judas. 

El cristianismo no depende de acumular conocimientos ocultos como el gnosticismo. El Evangelio comunica la verdad abiertamente y sus frutos se manifiestan en la vida de los creyentes. Ningún libro con opiniones sobre Jesús tiene ese poder. 

El "Evangelio" es un género literario nacido en la comunidad cristiana y establecido por Mateo, Marcos, Lucas y Juan que se enfoca en la vida, muerte y resurrección de Jesús.  El "Evangelio de Judas" no satisface este criterio. 

Es falso que el Evangelio Judas haya "sacudido las escuelas Bíblicas al revelar la diversidad de creencias y prácticas entre los seguidores de Jesús". 

Una trama sensacionalista siempre vende

Un pasaje del "Evangelio de Judas" comienza: "El relato secreto de la revelación que Jesús habló en conversación con Judas Iscariote"  Pero habría que preguntar: ¿Donde obtuvo el autor su información mas de un siglo después de los hechos?
 

En el mencionado "evangelio", Jesús pide a Judas que lo ayude a liberarse de su propio cuerpo diciéndole: "sacrificarás el hombre que me viste". Según los gnósticos Jesús sería semi-dios de baja categoría (ellos creen en una jerarquía de dioses) que se vistió de hombre sin serlo.

Ellos ven el cuerpo como una prisión de la que hay que liberarse para llegar a ser un espíritu libre. 

A diferencia del gnosticismo, el cristianismo tiene una visión positiva de la naturaleza y del cuerpo. La Palabra (El Hijo), sin dejar de ser Dios, tomó la naturaleza humana.

Y la Palabra se hizo carne, y puso su Morada entre nosotros, y hemos contemplado su gloria, gloria que recibe del Padre como Hijo único, lleno de gracia y de verdad. -Juan 1,14

Jesús se encarnó porque nos ama:

Porque tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo único, para que todo el que crea en él no perezca, sino que tenga vida eterna" -Juan 3,16.

Jesús redimió al hombre completo: cuerpo y alma. Jesús sanaba a los enfermos porque el cuerpo es templo de Espíritu Santo. Pecamos cuando utilizamos el cuerpo para romper la alianza de amor que Dios estableció. La solución no es despreciar el cuerpo sino vencer las tendencias rebeldes del cuerpo para que con nuestros cuerpos demos gloria a Dios. 

San Mateo no deja duda de que Judas traicionó a Jesús.

Entonces uno de los Doce, llamado Judas Iscariote, fue donde los sumos sacerdotes y les dijo: «¿Qué queréis darme, y yo os lo entregaré?»  Ellos le asignaron treinta monedas de plata. Y desde ese momento andaba buscando una oportunidad para entregarle. -Mateo 26,14-16

"El Hijo del hombre se va, como está escrito de él, pero ¡ay de aquel por quien el Hijo del hombre es entregado! ¡Más le valdría a ese hombre no haber nacido!»  Entonces preguntó Judas, el que iba a entregarle: «¿Soy yo acaso, Rabbí?» Dícele: «Sí, tú lo has dicho.»  -Mateo 26,24-25

Todavía estaba hablando (Jesús), cuando llegó Judas, uno de los Doce, acompañado de un grupo numeroso con espadas y palos, de parte de los sumos sacerdotes y los ancianos del pueblo.  El que le iba a entregar les había dado esta señal: «Aquel a quien yo dé un beso, ése es; prendedle.»  Y al instante se acercó a Jesús y le dijo: «¡Salve, Rabbí!», y le dio un beso.  Jesús le dijo: «Amigo, ¡a lo que estás aquí!» Entonces aquéllos se acercaron, echaron mano a Jesús y le prendieron. -Mateo 26,47-50


Entrevista al padre Thomas Williams, decano de Teología
6 abril 2006 (ZENIT.org), Código: ZS06040608

El documento presenta a Judas Iscariote de manera positiva y le describe obedeciendo a la orden divina de entregar a Jesús a las autoridades para la salvación del mundo.

Puede ser una copia del «Evangelio de Judas» citado por san Ireneo de Lyón en su obra «Contra las herejías», escrita en torno al año 180.
 

«National Geographic»>> ha anunciado su intención de publicar una traducción en varios idiomas de un antiguo texto llamado «El Evangelio de Judas» a finales de este mes.

El manuscrito de 31 páginas, escrito en copto, hallado en Ginebra en 1983, no aparece hasta ahora traducido en las lenguas modernas.

Zenit ha pedido al padre Thomas D. Williams L.C., decano de la Facultad de Teología de la Universidad Regina «Apostolorum de Roma», que comente la importancia de este descubrimiento.

--¿Qué es el Evangelio de Judas?

--Padre Williams: Aunque el manuscrito todavía debe ser autentificado, probablemente es un texto del IV o V siglo, una copia de un documento anterior, redactado por la secta gnóstica de los Cainitas.

El documento presenta a Judas Iscariote de manera positiva y le describe obedeciendo a la orden divina de entregar a Jesús a las autoridades para la salvación del mundo.

Puede ser una copia del «Evangelio de Judas» citado por san Ireneo de Lyón en su obra «Contra las herejías», escrita en torno al año 180.

--Si es auténtico, ¿supone algún desafío a la fe de la Iglesia católica? ¿Sacudirá los cimientos del cristianismo, como sugieren algunas notas de prensa?

--Padre Williams: Ciertamente no. Los evangelios gnósticos, hay muchos más, no son documentos cristianos en sí, ya que proceden de una secta sincretista que incorporó elementos de diferentes religiones, incluyendo el cristianismo.

Desde el momento de su aparición, la comunidad cristiana rechazó estos documentos por su incompatibilidad con la fe cristiana.

El «Evangelio de Judas» sería un documento de este tipo, que tendría gran valor histórico, ya que contribuye a nuestro conocimiento del movimiento gnóstico, pero no supone ningún desafío para el cristianismo.

--¿Es verdad que la Iglesia ha tratado de encubrir este texto y otros documentos apócrifos?

--Padre Williams: Estos son inventos hechos circular por Dan Brown, el autor de «El Código Da Vinci» y otros autores que apoyan la teoría de la conspiración.

Usted puede ir a cualquier librería católica y obtener una copia de los evangelios gnósticos. Los cristianos no creen que sean verdaderos pero no hay ningún intento de esconderlos.

--Pero, ¿no cree que un documento así pone en tela de juicio las fuentes cristianas, en particular los cuatro evangelios canónicos?

--Padre Williams: Recuerde que el gnosticismo surgió a mediados del siglo II, y el «Evangelio de Judas», si es auténtico, probablemente se remonta a finales del siglo II.

Sería como si yo me pusiera a escribir ahora un texto sobre la Guerra Civil de los Estados Unidos y los presentara como una fuente histórica primaria de esa Guerra. El texto podría no haber sido escrito por un testigo presencial, como en cambio lo son al menos dos de los evangelios canónicos.

--¿Por qué estaban tan interesados en Judas los militantes en el movimiento gnóstico?

--Padre Williams: Una de las mayores diferencias entre las creencias gnósticas y el cristianismo se refiere a los orígenes del mal en el universo.

Los cristianos creen que un Dios bueno creó un mundo bueno, y que por el abuso del libre albedrío, el pecado y la corrupción entraron en el mundo y produjeron desorden y sufrimiento.

Los gnósticos atribuyen a Dios el mal en el mundo y afirman que creó el mundo de un modo desordenado. Por esto, son partidarios de la rehabilitación de figuras del Antiguo Testamento como Caín, que mató a su hermano Abel, y Esaú, el hermano mayor de Jacob, que vendió sus derechos de primogenitura por un plato de lentejas.

Judas entra perfectamente en la visión gnóstica que muestra que Dios quiere el mal del mundo.

--Pero ¿no cree que la traición de Judas fue un elemento necesario del plan de Dios, como sugiere el texto, para que Cristo diera su vida por los hombres?

--Padre Williams: Siendo omnisciente, Dios conoce perfectamente nuestras elecciones tiene en cuenta incluso nuestras decisiones equivocadas en su plan providencial para el mundo.

En su último libro «Memoria e identidad», Juan Pablo II reflexionaba elocuentemente sobre cómo Dios sigue obteniendo bien incluso del peor mal que el hombre pueda producir.

Esto no significa, sin embargo, que Dios desee que hagamos el mal, o que buscaba que Judas traicionara a Jesús. Si no hubiera sido Judas, hubiera sido otro cualquiera. Las autoridades habían decidido que Jesús debía morir y era ya sólo cuestión de tiempo.

--¿Cuál es la posición de la Iglesia respecto a Judas? ¿Es posible «rehabilitarlo»?

--Padre Williams: Si bien la Iglesia católica cuenta con un proceso de canonización por el que declara que algunas personas están en el cielo, como los santos, no prevé un proceso de este tipo para declarar que una persona está condenada.

Históricamente, muchos pensaron que Judas está probablemente en el infierno, debido al severo juicio de Jesús: «Hubiera sido mejor para ese hombre no haber nacido», se puede leer en el Evangelio de Mateo (26, 24). Pero incluso estas palabras no son una evidencia concluyente respecto a su suerte.

En su libro de 1994, «Cruzando el umbral de la esperanza», Juan Pablo II escribió que estas palabras de Jesús «no aluden a la certeza de la condena eterna».

--Pero si hay alguien que merece el infierno, ¿no sería Judas?

--Padre Williams: Seguramente mucha gente merece el infierno, pero debemos recordar que la gracia de Dios es infinitamente más grande que nuestra debilidad.

Pedro y Judas cometieron faltas parecidas: Pedro negó a Jesús tres veces, y Judas lo entregó. Y ahora Pedro es recordado como un santo y Judas simplemente como el traidor.

La principal diferencia entre los dos no es la naturaleza o gravedad de su pecado sino más bien la voluntad de aceptar la gracia de Dios. Pedro lloró sus pecados, volvió con Jesús, y fue perdonado. El Evangelio describe a Judas ahorcándose desesperado.

--¿Por qué está despertando tanto interés el «Evangelio de Judas»?

--Padre Williams: Estas teorías sobre Judas no son ciertamente nuevas. Baste recordar la ópera rock de 1973, «Jesucristo Superstar», en la que Judas canta «Realmente no he venido aquí por mi propia voluntad», o la novela de Taylor Caldwell, de 1977, «Yo, Judas».

El enorme éxito económico de «El Código da Vinci» ha abierto sin duda la caja de Pandora y ha dado incentivos monetarios a teorías de este tipo.

Michael Baigent, autor de «Sangre Santa, Santo Grial», ahora ha escrito el libro «The Jesus Papers» (Los documentos de Jesús) en el que recicla la vieja historia de que Jesús sobrevivió a la crucifixión.

Y un nuevo estudio «científico» recién publicado afirma que las condiciones meteorológicas podrían haber hecho que Jesús caminara sobre un pedazo de hielo flotante en el Mar de Galilea, cuando el Evangelio dice que caminaba sobre el agua.

Básicamente, para quienes rechazan tajantemente la posibilidad de los milagros, cualquier teoría, por extraña que pueda ser, es mejor que las afirmaciones cristianas.

 

siervas_logo_color.jpg (14049 bytes)
Regreso a la página principal
www.catolico.org
Laudetur Jesus Christus.
Et Maria Mater ejus. Amen